8 noviembre 2010

Intenso fin de semana

Posted in Uncategorized a 3:14 por objetivolima


Entre unas cosas y otras, al final me ha quedado un fin de semana muy apañao. Todo comenzó el viernes con una cena (medio prevista medio no) con Olga a la que se apuntó también mi jefa de Bryn Mawr. Nuevo sitio para apuntar a la lista, The White Dog, steak tartar en la lista de platos probados y margarita de sandía en la de bebidas. De camino al coche vi una mega-librería que no podía tardar mucho en caer así que el sábado por la mañana lo dediqué a pasear por la ciudad universitaria (preciosos rincones que no conocía) y a recorrer de palmo a palmo la librería que al final resultó no ser para tanto. Por la noche Shawn estuvo por casa, arramplamos con parte del vino que sobró de la presentación y nos dedicamos a rasguear la guitarra (bueno, vale… yo me dediqué a rasguearla y él a tocarla con plena consciencia de lo que hacía) y llegó el domingo:

Mi amigo Joe y su novia se fueron el viernes a pasar el fin de semana, yo me reuní con ellos esta mañana para ver la famosa maratón de NY. Era mi segunda y de momento última oportunidad y no me lo quería perder. Me alegro de no haberlo hecho porque ha merecido mucho la pena. Mis amigos tenían una amiga que participaba así que hemos ido de un lado a otro de la ciudad para verla correr: animar, taxi, animar, taxi… La maratón es en sí misma una fiesta: el recorrido está lleno de gente animando a los (muchos miles) de corredores, algunos corren disfrazados, gente de todos los países… y algunas escenas curiosas que podéis ver en estas fotos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una de las muchas cosas buenas que tiene NY es que venden El País (a ver si llega Público algún día…) y como siempre que voy lo he comprado así que me despido con el párrafo final del artículo que escribe hoy el reciente premio nobel Marío Vargas Llosa:

¨No veo por qué tendría el Estado que prohibir que una persona adulta y dueña de su razón decida hacerse daño a sí misma, por ejemplo, fumando porros, jalando coca, o embutiéndose pastillas de éxtasis si eso le gusta o alivia su frustración o su desidia. La libertad del individuo no puede significar el derecho de poder hacer solo cosas buenas y saludables, sino, también, cosas que no lo sean, a condición, claro está, de que esas cosas no dañen o perjudiquen a los demás. Esa política, que se aplica al consumo de tabaco y alcohol, debería también regir el consumo de drogas. Es peligrosísimo que el Estado empiece a decidir lo que es bueno y saludable y malo y dañino, porque esas decisiones significan una intromisión en la libertad individual, principio fundamental de una sociedad democrática. Por ese camino se puede llegar insensiblemente a la desaparición de la soberanía individual y a una forma encubierta de dictadura. Y las dictaduras, ya lo sabemos, son infinitamente más mortíferas para los ciudadanos que los peores estupefacientes.¨

Bueno, pensándolo mejor no voy a terminar con esto porque suena muy serio. Terminemos diciendo que espero que se repitan más finde como este, que queda un mes para volver a España pero como mínimo volveré una vez más a NY antes de que termine 2010 porque no me quiero perder el árbol y la pista de patinaje del Rockefeller Center. Sí, esto está mucho mejor. Hasta la próxima.

Anuncios

4 comentarios »

  1. mundodede said,

    Muy bonito eso de la libertad individual y tal con respecto a las drogas. Algo así dice también Antonio Escohotado, el filósofo experto en drogas, que las ha probado casi todas y, excepto el tabaco, siempre dice que con control y mesura. Escohotado no desfasa y es intolerante con quien lo hace. Al que se pasa o se deja dominar por algún estupefaciente, directamente lo llama cretino. Sin ir más lejos, en su página de internet.
    En cambio, Vargas Llosa lo dice porque, al parecer, ahora que es Nobel le ha dado por volver a clamar por algunos ideales compartidos por el ultraderechista Tea Party, los que tienen que ver con el sálvese quien pueda.
    En el tema de las drogas, a Vargas Llosa y a Escohotado se les olvida que no todos estamos preparados físicamente o psicológicamente para aguantar un simple porro, una inofensiva raya de coca o un inocente pico de caballo. Y que a esas personas, cretinos los llama el filósofo, les puede arruinar la vida el permitirse ser curiosos.

  2. objetivolima said,

    Pobre Vargas Llosa, con lo bueno que es cuando escribe sobre la Iglesia y las drogas (y literatura, claro). Antes que nada: que nadie me encasquete las palabras de Escohotado que yo no he hablado de él en ningún momento. Lo de Vargas Llosa no es novedoso y no tiene nada que ver con el Nobel. Él viene defendiendo estas posturas desde hace mucho tiempo y, en este caso concreto de las drogas, no creo que el Tea Party compartiera para nada su opinión. Ni el Tea Party, ni el partido Republicano ni, probablemetne, mucha gente del Demócrata. Aunque entiendo la postura liberal (que no comparto para nada) del sálvese quien pueda. El tema es que a la hora de hablar de drogas, estoy totalmente de acuerdo en la responsabilidad individual.

    Dicho lo cual, yo no creo que aumentara el número de adictos con la legalización, aunque esto (o lo contrario) es muy dificil demostrarlo, claro. Los curiosos de los que hablas, creo, van a saciar su curiosidad sea legal el tema o no. Tampoco Vargas Llosa utiliza las expresiones simple, inofensiva e inocente, de hecho reconoce que hacen daño y mucho. La cuestión es si el Estado puede prohibirme tomar lo que a mí me dé la gana mientras no haga daño a nadie… (me apunto más bien a áquel lema del ¨en mi cuerpo mando yo¨) además es curisoso que me permita tomar absenta o alcohol de curar, o el aguardiente de mi pueblo y no me permita fumarme un porro, que es a todas luces menos dañino. Por otra parte, la legalización permitiría el control de calidad: uno de los motivos de muerte por sobredosis es la gran variación que hay en la pureza de las drogas de una partida a otra. Esto terminaría. Y etc., etc.

  3. mundodede said,

    No estamos de acuerdo sobre este tema, Víctor. Me gustará saber qué opinas sobre el tema dentro de 20 años. Pero cerremos el debate, que tengo mucho que escribir, entre otras cosas nuestro abstract.

    • objetivolima said,

      Tienes toda la razón, cerremos el tema que hay mucho que hacer… es que echo de menos discutir contigo sobre las cosas más peregrinas… Como no me puedo callar, que quede claro que no vale como argumento eso de: me gustará saber qué opinas dentro de 20 años, de hecho no es un argumento. Pero bueno, igual dentro de 20 años tú opinas como Vargas Llosa. ¡¡Sí, todo el mundo a trabajar!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: