9 marzo 2011

La suerte de mi generación

Posted in Uncategorized a 17:13 por objetivolima


Hoy que se cumplen 10 años, dediquemos unos segundos a recordar que a mi generación, por suerte, ya no le tocó participar en esa cosa horrorosa y extremadamente machista que era la mili. Y acto seguido olvidemos para siempre los ejércitos.

Anuncios

4 comentarios »

  1. veronica said,

    Ojalá puedan decir eso pronto en Grecia….

  2. La puta mili. said,

    Pues a mí me explicaron , que nos hacíamos un “hombre” en ella. Para entender bien el espíritu militar y todas las utilidades de la mili recomiendo un libro de Antonio Muñoz Molina “ARDOR GUERRERO”. no tiene desperdicio, eso era aprovechar el tiempo. y lo demás son tonterías.

  3. Chus said,

    Pues aunque la mili era una pérdida de tiempo en muchos aspectos y para nada abogo por su retorno, sí que suponía por otro lado un tránsito que obligaba a muchos jóvenes a madurar: te sacaba del hogar y las faldas maternas, te obligaba a enfrentar otra vida, situaciones en los que la autoridad hay que acatarla, con sus normas e incomodidades y a veces incluso con sus injusticias… (como la vida misma, o el mundo laboral)

    Viendo la generación Ni-Ni, si que es posible que a muchos de nuestros jóvenes (chicos y chicas), en casa hasta los 30 (por necesidad muchos y por pereza a veces también), superprotegidos y consentidos por los padres, sin reglas claras ni autoridad…, les falten experiencias de este tipo. Aunque fuera para estudiar, o con cualquier otra excusa más productiva que eso de la mili.

    • objetivolima said,

      ¨Obligaba a muchos jóvenes a madurar¨: todos chicos, que el ejercito no era cosa de mujeres… y me pregunto, ¿entonces las mujeres maduraron, de media, peor que los hombres?, ¿Y los jóvenes de ahora somos más inmaduros que los de la década de los 90?
      ¨Te sacaba del hogar y las faldas maternas (mientras las chicas, por cierto, se quedaban bordando sus futuras faldas maternas), te obligaba a enfrentar otra vida…¨ Como la universidad o como cualquier otra experiencia. Como si en vez de al ejército nos hubieran enviado a trabajar de peón con un agricultor… pero sin jugar a soldaditos, si tener que hacer guardia de no sé qué y sin tener que aguartar las estúpidas e inútiles órdenes de un militar y sin tener que andar besando banderas y lustrando botas a todas horas. Lo de que la autoridad militar tiene ni la más minima utilidad no me lo termino yo de creer… aunque quizás ayudaron a que Vargas Llosa se hiciera el escritor espartano que es :-)
      En cuanto a lo de los ni-nis, he viajado muchas, muchas veces con militares en el tren que va de Cáceres a Madrid (durantes algunos años todas las semanas) y, créeme, nunca vi a tanto ni-ni junto. Impresionante. Cualquier día Telecinco pone cámaras en ese tren. Pensar que el ejercito pueda ser una solución me parece descabellado.
      Terminemos diciendo que el final de la mili coincide en el tiempo con la expansión de las becas erasmus. Dos formas de salir de casa. Casi me cuesta más sobrevivir a la primera erasmus que hacer tres milis seguidas xDD.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: