4 noviembre 2011

Está escrito

Posted in Uncategorized a 7:58 por objetivolima


Vivo rodeados de maestros: mi madre, mi padre, mi hermano, mi novia, algunos de mis mejores amigos… un panorama desolador, lo sé, pero mejor dejar ese tema. Hoy tengo una historia terrorífica que contar, una de esas historias que llenan los huecos que a veces dejamos entre dos repeticiones de la palabra oposición, lo convenientes que son, lo bien que le van a venir a nuestra vida.

Un alumno, peor aún, un alumno de primero de la E.S.O. (que dizque quiere aprender inglés porque  algún día le darán el premio Nobel y los discursos hay que pronunciarlos en inglés…) se puso en mitad de la clase a redactar un breve planning vital: 2012: 1º de la ESO, 2013: 2º de la ESO… y así, poco a poco, ha calculado el año de finalización del instituto. Quién no ha querido tener claro cuándo va a terminar el infierno de la secundaria.

Siguiendo esta misma cadencia anual ha llegado hasta los años de universidad y también del MIR (va a ser Nobel de medicina), ha calculado la duración de su vida laboral y el año de la jubilación.

Como es un alumno aplicado (dará una charla en Estocolmo) le ha dado cumplimiento a su tétrica tarea extraescolar: también ha calculado el año en que dejarán de ingresarle la pensión.

Dejemos que el título del post que tienen debajo cierre esta historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: