11 enero 2012

La generación mejor preparada de la historia (I)

Posted in Uncategorized a 12:24 por objetivolima


“He visto los mejores cerebros de mi generación destruidos por las oposiciones…”

Sin obviar que uno de los principales problemas de este país es su tasa de paro juvenil, que supera el 40%, y que no permite como debiera la incorporación de los jóvenes al mercado laboral, me surgen algunas preguntas:

¿Es lógico que el objetivo de muchos de los integrantes de la calificada como “mejor generación de la historia” sea convertirse en funcionario? ¿Es coherente que algunos de los mejores expedientes de cada promoción, en ocasiones hiper cualificados para el puesto que desean, pasen varios de sus mejores años encerrados en una biblioteca, sin aportar nada a la sociedad, con el único objetivo de encerrarse después en un aula o despacho al calor de un sueldo fijo hasta el día de su jubilación, cuarenta años después? ¿Quien está aportando ideas, proyectos y fuerza para la regeneración e innovación de este país? ¿Es un signo de madurez aspirar al brasero calentito de papá estado o una sangrante falta de motivación, ganas y riesgo propios de la generación más joven? ¿No tiene tintes surrealistas que una abogada, una traductora, un periodista, un crítico y un ingeniero se quejen airadamente en torno a unas cervezas de que el estado apenas saca plazas (¡¡de profesor de secundaria!!) para mantenerlos de por vida?

Pueden contestar en el orden que quieran. Otro día, la segunda parte.

Anuncios

11 comentarios »

  1. Maite said,

    Totalmente de acuerdo. El problema no es únicamente el deprimente panorama laboral actual – incluso antes de la crisis, la cultura de trabajo en España era, al menos en mi experiencia, de llorar. No olvidemos que el mileurismo es un fenómeno anterior a la crisis, que de hecho surgió en la época de vacas gordas. Y ditto de la precariedad laboral, los contratos basura etc. En España todavía importa más a quién conoces que lo que sabes, así que para muchos que no tienen “padrinos”, las oposiciones ofrecen al menos una oportunidad en supuestas condiciones de igualdad, aunque a cambio uno tenga que aceptar ejercer de felpudo (no sólo empollando para las oposiciones, sino también asegurandole al estado una disposición casi absoluta para hacer sustituciones y cubrir bajas aquí y allí) durante un período indefinido. Personalmente, yo he optado por la emigración, y es la única salida que veo…

    • objetivolima said,

      Excelentes comentarios. Muy de acuerdo con David. Es un tema con muchas caras y cada caso es distinto… lo que quería poner de relieve es que en España creo que falta mucha educación en este sentido. Hay gente muy buena por ahí y excelentemente preparada, me choca que su máximo objetivo en la vida sea convertirse en funcionario hasta la jubilación y pasarse cuarenta años en una oficina. Algo más esperaba yo de la generación mejor preparada de la historia: ganas de innovar, de cambiar cosas, de hacer dinero también… es un tema complejo y cada persona es una historia… y nadie dice que no vayan a cambiar el mundo una vez conseguida la plaza ¿no? es un tema chungo :-)

      • David said,

        Es que somos una generación muy preparada pero con menos hambre e intereses mucho más amplios. E igual que ahora puedes optar a un puesto en Noruega porque sabes inglés y tienes suficiente apertura de miras como para adaptarte a una cultura diferente, también consideras que hay una vida fuera de la oficina y valoras enormemente el tiempo libre. Te voy a poner un ejemplo: el dueño de mi empresa ha sido todo en la ingeniería, tiene todos los premios posibles y con sus planos se han construído muchos de los edificios más conocidos de este país. Ahora bien, ha pagado un precio familiar muy alto. Él ha innovado, ha cambiado el mundo, ha hecho dinero… pero para mi no es un ejemplo a seguir.

  2. David said,

    Desde mi punto de vista (del que trabaja en la empresa privada), el empleo público ofrece: un trabajo más monótono o aburrido (estoy pensando en quienes han hecho una carrera con salida al mercado laboral, no en quien hizo magisterio), con menos posibilidades de ascenso y normalmente un sueldo inferior a cambio de una gran estabilidad y de unas condiciones laborales muy ventajosas. O lo que es lo mismo, el trabajo privado (siempre buceando en mi experiencia) te ofrece más posibilidades de crecer como profesional y más sueldo a cambio de una perspectiva a medio plazo incierta y de una dedicación profesional mucho mayor.
    Yo ni quise quedarme en la universidad ni estudiar una oposición (y no era mal momento) pero tampoco veo sostenible a largo plazo un empleo en el que tienes puntas de trabajo de 60 u 80 horas extras en un mes.
    El equilibrio entre la satisfacción que te ofrece el trabajo y tu vida fuera de él también es importante y entiendo a quien prefiere compulsar fotocopias 7.5 horas exactas al día.
    ¡Para gustos colores!

  3. nere said,

    Yo lo llamaría miedo al fracaso. Y en realidad se aprende mucho más del fracaso que del éxito. Si no arriesgas a los veinte, entonces cuándo.

  4. Ana said,

    Yo nunca me he planteado opositar. Tengo muy claro que voy a ser una gran empresaria, faltaría más, y pienso superar cada piedra que se me cruce en el camino.
    He trabajado 3 años en un grupo empresarial y aquello era de cachondeo… preguntabas “por qué haces esto así?” y la respuesta era “es como siempre se ha hecho” … en fin… Con este panorama, evidentemente, una persona joven, con motivación, con ganas de aprender, de aportar nuevas ideas… pues pasó lo que tenía que pasar, que al final se dieron cuenta de quien marcaba la diferencia y se valoró.
    Así que, quiero aprovechar, para animaros a luchar por vuestras ideas, a tener ambición… los inicios son duros, pero creo firmemente que todos nuestros esfuerzos serán recompensados!!

  5. A mí es que me parece un debate falso eso de dividir entre “opositores” y “no opositores” natos… Alguien dijo una vez que “la vida es lo que te pasa mientras John Lennon dice chorradas” o algo así… El caso es que me daría el mismo miedo un niño pequeño con sueñe con ser “opositor” que otro con que sueñe ser “tiburón de las finanzas” o político…
    Lo ideal sería hacer lo que te guste, claro, pero todos somos mayorcitos para saber que eso es muy relativo y no queda sino apañarse con lo más parecido que encuentres. Y, luego, buscarle el lado positivo. A mí, por ejemplo, me encanta no tener jefe, no tener que aceptar comentarios o “sugerencias” sobre como vestir o hacer mi trabajo e, imagino, cuando llegue el momento me encantará no tener la espada de Damocles encima que, desgraciadamente, muchos amigos en la empresa privada tienen… Pero no estoy opositando por eso, ni mucho menos, sino porque me preparé a un examen por probar, salió medio bien y no he encontrado una alternativa mejor desde entonces… Esto tiene también sus cosas malas y, entre las peores, está, sin duda, que tienes que seguir opositando. Así que si alguien tiene un plan brillante para ganar una impresionante cantidad de dinero, lo puede compartir conmigo sin pensar que estoy predispuesto en contra por ser de natural “opositor”. Porque no lo soy.
    Igual que no sé si, después de sacar plaza, me quedaría el resto de mi vida en ese puesto… Vete tú a saber.

    Lo importante es conseguir ser relativamente feliz. El que pueda realizarse en el trabajo, pues genial. El que no, pues que busque uno que le deje más tiempo libre.

    (Era por dejar claro el tema de si alguien tiene esa maravillosa idea para ganar mucho dinero, que la cordura ya se han encargado de aportarla David y Maite sobre todo…)

  6. Moktir said,

    Estoy básicamente de acuerdo con la mayoría de cuestiones que habéis planteado, mi intención era crear debate más que otra cosa.

    Yo no conozco a nadie (personalmente) que habiendo aprobado unas oposiciones no se haya quedado hasta la jubilación, pero oye, puedes ser pionero. Por otro lado, no las has encontrado pero ¿las has buscado?, ¿realmente te has planteado otros caminos?

    Por supuesto que cada uno es libre pero yo creo que sólo en teoría, en mi caso concreto tengo la sensación de que ha sido mi única opción real, en mi entorno es inconcebible, por ejemplo, aventurarse a montar un negocio, todo lo que suponga un mínimo riesgo se censura de una forma u otra (no quiero decir que se prohíba específicamente, porque la prohibición es el último paso, pero hay muchos caminos intermedios igual de disuasorios) el trabajo de funcionario se ve con mucho como el mejor opción posible, cualquier otra cosa es descabellada y se descartada automáticamente (si es que se llega a plantear) y… ¿mejor me voy al psicoanalista y dejo el blog no? xDD

    Yo creo (quizás porque es mi caso) que hay una cobardía generalizada a cualquier proyecto que no te asegure la subsistencia a treinta años vista, no entro en que todas las opciones vitales son igual de respetables y entendibles (David) ni en que una cosa llevó a la otra (Peña) sino en el espíritu comodón, burgués (en el peor sentido) y, sobre todo, poco creativo que toda esta mierda conlleva por detrás.

  7. Mariano Rajoy, Gregorio Manzano, Raquel Lanseros, Andrés Neuman, Anguita, Jesús Varas el del Sevilla, Antonio David el de Rociíto… En algún momento Eugenio Fuentes o Ada Salas… Y el de La Puerta dice que está en ello.

    De todas formas tampoco he dicho que lo vaya a dejar (si es que llego a sacarlas algún día, que espérate). Lo haré si llega un momento en que no me gusta nada dar clase y me lo puedo permitir. Por ahora no es el caso (sobre todo lo de dar clase). Pero creo que tampoco hay que obsesionarse con que sea una losa para toda la vida: la losa es llegar de la fábrica a las 9 reventao… Tener desde las 3 para mirar másters, escribir, hacer carreras, buscar opciones, solicitar concursos de traslado o excedencia. deja la posibilidad de trazar un plan de fuga espeluznante, genial o, sencillamente, apañao.

    Y claro que no he buscado: por ahora, en general, me gusta esto. Cuando me canse igual busco. Por tiempo no va a ser ;)

    En cualquier caso, eso ahora no me preocupa, sino que se convoquen esas plazas y tomemos esas cervezas. No necesariamente en ese orden.

  8. Moktir said,

    No discuto ni una coma del último comentario de Víctor Peña, aunque puntualizo el primer párrafo: por eso especifiqué que no los conocía personalmente (los dos casos de Extremeños fueron temporales y no precisamente arriesgados).

    De todos modos, como me aburro, insisto: se trata del concepto. Por supuesto que no es mal trabajo, y menos en comparación con al basura que hay por ahí, pero yo hablaba de la falta de motivación de mucha gente muy buena por hacer cosas y arriesgar, que sería casi lo natural, entiendo yo. En fin, ¿alguien se canta algo?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: